Estudiar un año escolar en el extranjero es una opción que se está imponiendo. Además de afianzar un nuevo idioma, las familias valoran la gran experiencia de vida que supone para los jóvenes.

Julia Pera, una joven de Mataró de 15 años, acaba de volver de su año escolar en Estados Unidos. Ha cursado con ICES, 4º de la ESO en Morley, en el estado de Michigan. En la imagen superior, Julia, (abajo la tercera por la izquierda), con sus compañeros del Morley Stanwood High School.

Su familia de acogida americana, Christine, su madre, Claudia y Kendalyn, sus dos hermanas de 18 y 16 años, desde el primer día la hicieron sentir como en casa.

«Las echo mucho de menos. Ya tengo ganas de volver el próximo año. Recomiendo a todo el mundo la experiencia porque tienes la oportunidad de vivir en otro país y conocer una nueva cultura«.


morley high school michigan

Año escolar en el extranjero: Morley Stanwood High School, Michigan.

La opción más demandada

Como Julia, en España, cada año, más de diez mil estudiantes de entre 14 y 18 años deciden estudiar un año escolar en el extranjero. Los destinos favoritos son Estados Unidos, Canadá, Irlanda y el Reino Unido.

Estudiar en Estados Unidos un curso escolar con el Programa J1 es la opción más solicitada. Es un programa becado por el Gobierno norteamericano y, gracias a ello, el coste es reducido, por lo que muchos adolescentes hacen realidad su sueño. Otra gran ventaja que hace tan popular este programa, es que los cursos son totalmente convalidables en España.

año escolar en el extranjero

Julia a la izquierda.

Los beneficios de estudiar un año escolar en el extranjero

Otros estudiantes ICES, al igual que Julia, nos han contado en un artículo del blog las ventajas de estudiar en USA. Todos ellos experimentaron a su vuelta mayor autonomía, maduración, dominio del inglés y una visión más amplia del mundo.

Autonomía

Cuando nuestros alumnos vuelven de Estados Unidos, son jóvenes con un alto nivel de seguridad en si mismos. De los miedos iniciales ya no queda nada. Tienen autoconfianza, se sienten capacitados y con control de sus vidas. Ahora disfrutan haciendo las cosas por si mismos y se plantean nuevas metas.

Maduración

Un año escolar fuera de casa sin duda acelera su proceso de maduración. Durante su estancia en USA viven nuevas situaciones, toman decisiones por si mismos y aceptan sus consecuencias. Descubren que tienen las herramientas, habilidades y la capacidad para decidir. Cuando vuelven, las familias se sorprenden y descubren su gran crecimiento y evolución personal.

Cultura

Los Estados Unidos son un auténtico crisol de culturas, y estén donde estén, una ciudad o un remoto pueblo, los jóvenes conviven con estudiantes americanos y de otros países. Comparten experiencias e intercambian ideas, se integran con personas de costumbres muy distintas y pierden el miedo a lo desconocido.

Tras nueve meses de curso escolar, nuestros estudiantes cambian completamente su visión del mundo, y eso es un valor que les ayudará enormemente a lo largo de su vida.

El dominio del inglés

Sin duda, una de las grandes ventajas de estudiar en USA es el afianzamiento para siempre del inglés. Mientras conviven, estudian, hacen deporte, viajan y se divierten, han adquirido una mente bilingüe, permitiéndoles hablar, escribir y leer con total naturalidad en inglés.

¿Hay alguna forma mas perfecta de aprender un idioma y adquirir tantas habilidades personales?.

Si quieres vivir una experiencia como la de Julia y tantos otros estudiantes, disfrutando un año escolar en Estados Unidos, contacta con ICES, especialistas en programas USA.