La host family fue clave para superar su inesperado problema de salud a su llegada a USA.

Nuestro estudiante Bernat comparte su odisea con la que comenzó su experiencia americana. Un incidente ocurrido durante su vuelo de tres escalas, en el que fue clave la ayuda de su host family.

Tuve un ataque de apéndice en el avión pero ahora ya estoy bien.

El primer vuelo Barcelona-Atlanta fue todo bien. Sin embargo, cuando me subí en el segundo vuelo, a las dos horas, empecé a tener un dolor de tripa extraño, solo me dolía en la derecha.

Cuando aterrizó el segundo vuelo le pregunté a mi acompañante de asiento si había ayuda médica. Vino conmigo a la sala de espera del tercer avión donde te llevan cuando tienes acompañante, un médico me inyectó algo y se me pasó de repente todo el dolor. Ahí vieron que podía ser un ataque de apendicitis y me llevaron al hospital en ambulancia. Me hicieron pruebas y confirmaron que era apendicitis pero tenía que esperar al siguiente día para la operación.

Como estaba en Minneapolis a 2 horas de donde vivo con mi host family, me vino a visitar una amiga suya para que no estuviera solo mientras llegaba mi host dad. Cuando llegó, estuvimos toda la noche hablando y no dormimos nada. Ya el día después me operaron y me fui a casa. Ahora tengo que estar un mes de relax.”

Su madre también nos cuenta como lo vivió desde la otra parte del mundo.

“Nosotros nos enteramos del ataque de apéndice sobre las 3h de la mañana cuando llegó al segundo aeropuerto. Estabámos muy nerviosos pero Bernat estaba muy bien acompañado, tuvimos mucha suerte con la familia anfitriona.

La compañía aérea contactó con ellos y al instante su host dad Tom se puso en camino para no dejar solo a Bernat. Tom nos iba informando constantemente sobre lo que decían los médicos y nos ponía en línea con Bernat para que pudiésemos hablar con él.

A las 9h informé a Karine y Ricardo y ellos enseguida se pusieron en contacto con nosotros. Muy amables y apoyándonos en todo momento. Después de la operación siguieron en contacto para ver como evolucionaba.

La operación fue genial y ahora esta recuperándose con su host family. Estamos muy agradecidos de la familia porqué en todo momento Bernat se sintió acompañado.”

Este pequeño problemilla demuestra la gran generosidad que tienen las familias americanas que acogen a nuestros estudiantes. A pesar de que no se conocen de nada, les tratan como un miembro más: se desplazan, pasan una noche con ellos… ¡Un ejemplo a seguir!

Tanto ICES en USA como ICES en España han estado muy pendientes para apoyar a Bernat y a su familia en lo que pudiesen.

También y por último, pedimos a nuestros Estudiantes que sean muy rigurosos con las fechas de llegada a los EEUU y que no las cambien sin consentimiento de la Organización USA. Como vemos, puede surgir un incidente a la llegada y tu seguro de salud tiene que está activo el día que llegas. No se puede llegar sin avisar o cuando uno quiera.

 

Quiero que me informen sobre Año Escolar en USA