Hugo, estudiante ICES en Minnesota, nos cuenta su experiencia de año escolar en USA 2021/22

¡Buenas! Mi nombre es Hugo Soriano y soy estudiante en Minnesota. Irte un año de intercambio y salir de tu zona de confort te enseña muchas cosas y además te aporta innumerables experiencias positivas. Venirme un año a Estados Unidos es de las mejores decisiones que podría haber hecho jamás, y a continuación os comparto el por qué.

Lo que más me gusta de mi vida americana es ir al High School. Me lo paso genial porque las clases son muy dinámicas y diferentes a lo que son en España. Me levanto cada día con ganas de ir al colegio porque me lo paso muy bien con mis amigos y el día se me pasa rapidísimo. Hay infinitas oportunidades para escoger las clases que tú quieras y en las que estés más interesado, desde todo tipo de lenguas hasta clase de cerámica, de camping, de business o incluso de deportes de invierno. A lo largo de mi curso escolar he cursado clases como marketing, business, deportes de invierno, deportes al aire libre… y las asignaturas obligatorias que hay que cursar para convalidar el curso en España. No os preocupéis, porque sinceramente me lo he pasado igual de bien en las asignaturas que tenía que escoger obligatorias (como historia americana, inglés o álgebra), porque hice muchos amigos y se me hacían muy llevaderas.

Ir a un High School en Estados Unidos también te da muchas oportunidades para hacer y probar todo tipo de deportes, eso sí… si el nivel no es muy alto. Por lo general los High Schools americanos tienen un nivel de competición altísimo, y sinceramente es difícil formar parte de un equipo a no ser que seas bueno o muy bueno en ello. En mi caso, mi High School está clasificado como uno de los mejores (o el mejor) del estado de Minnesota, por lo tanto, es bastante difícil entrar a un equipo. Otra cosa que hay que tener en cuenta son las temporadas, yo llegué a Estados Unidos a principios de septiembre, y cuando quería jugar mi deporte, aquí ya había empezado la temporada y no había manera de unirse. Por lo contrario, lo que he hecho ha sido apuntarme al gimnasio y la verdad que ha sido una buenísima idea. Es un gimnasio brutal y mucha gente y amigos de mi High School van ahí, por lo tanto, los veo diariamente y hacemos nuestros workouts juntos.

Quizás muchos de vosotros tenéis miedo a la familia que os pueda tocar, o donde os pueda tocar. No os preocupéis. Obviamente va a ser un año diferente, y no estaréis como en casa, pero eso es lo bueno. Creedme que eso os aporta muchas cosas positivas y os ayuda a pensar de otra manera y a crecer como personas. Yo recomendaría tener la mejor relación posible con ellos, ser amables, tener siempre una sonrisa en la cara, colaborar en las tareas de la casa, ser generoso con ellos, enseñarles sobre tu cultura, cocinarles (o intentar) un plato típico de vuestro país, apuntarse a todos los planes que os propongan, etc. Quizás tenéis mejor relación con unos miembros de la familia que con otros, pero intentad estar bien porque al fin y al cabo os han escogido y estáis viviendo bajo su techo.

Vivo con una madre, un padre, su hijo de 17 años y dos perros que me encantan.

Mis expectativas cuando me dieron familia eran bastante diferentes a las que me encontré cuando llegué. Pensé que me llevaría muy bien con el hermano y resulta… ¡que con quien mejor me llevo es con el padre! Son amables y hemos hecho miles de planes y viajes juntos. Hemos ido a partidos de la NBA, de la NFL y de baseball, además de haber hecho muchas otras actividades y viajes alrededor de Estados Unidos. He tenido la suerte de haber viajado a Hawai, Arizona, Utah (mi estado favorito hasta el momento), Chicago, Texas, Denver… y muchos más estados.

Lo que más me gusta y lo que más voy a echar de menos son mis amigos. He hecho miles de amistades durante mi estancia aquí a los que quiero muchísimo. Estudiante en Minnesota con sus amigos

Por lo general la gente aquí es muy amable y una vez entablas amistad con ellos se interesan por tu cultura y te invaden a preguntas, cosa que me gusta. Me ha encantado ir a fiestas americanas organizadas por amigos, así como también me ha gustado vivir los míticos bailes de Homecoming o Prom. También echaré mucho de menos los viernes, que es cuando se viven los míticos partidos de fútbol americano. Es un ambiente brutal y recomiendo muchísimo ir a verlos. Yo me lo pasaba genial, y aunque no te enteres mucho de cómo funciona es una experiencia que tienes que vivir 100%.

¿Quieres vivir una experiencia como la de Hugo y disfrutar de un año escolar en USA?. Contacta con ICES, somos especialistas en Programas USA.

Quiero que me informen sobre Año Escolar en USA