Las host families americanas son el medio principal para que los estudiantes tengan una inmersión cultural plena. Se van a adaptar a la rutina de la familia y van a vivir siendo un miembro más, es por ello por lo que van a acompañar al estudiante a la integración y a su vez van a darle el apoyo necesario para ello. Van a vivir su día a día como el de cualquier familia estadounidense, por lo que es fundamental la atención y la comunicación para una buena adaptación.

Las host families son completamente altruistas y no reciben nada a cambio de acoger a un estudiante. Su principal motivación es conocer de primera mano otras culturas y convivir con una persona de un país distinto para aprender de ella y crecer como personas junto a todos los miembros de la familia, de forma que existe un beneficio cultural mutuo entre las dos partes. Es por eso por lo que la comunicación y una buena actitud son fundamentales para una convivencia óptima.

Hugo con una de nuestras host families seleccionadas

Hugo y su host family.

Uno de los mayores logros para un estudiante de intercambio es la máxima interacción con la familia, mostrarse siempre agradecidos, enseñándoles cosas de su país, costumbres, comida y otras curiosidades. Es fundamental para los estudiantes preguntar cualquier cosa sobre el estilo de vida de su familia y sobre la forma de hacer las cosas en su casa. Ellos estarán de lo más agradecidos y tendréis una convivencia plena.

Iris con una de nuestras host families seleccionadas

Iris con sus host parents.

Es importante destacar que el concepto de “familia” es muy amplio y los tipos de familias anfitrionas pueden ser muy variados. Pueden ir desde familias con padres y madres, a familias monoparentales, familias numerosas, familias sin hijos, matrimonio jubilado, etc. Sin embargo, todas comparten un rasgo en común: su disposición para dar lo mejor de sí e integrar al estudiante a la cultura estadounidense. Se trata de adaptarse al estilo de vida y aprender al máximo de ella, manteniendo una predisposición a ayudar, integrarse y preguntar cualquier duda que a uno se le pueda ocurrir. En definitiva, ser un miembro más. La actitud correcta es el factor fundamental que garantiza la buena convivencia familiar y la confianza de todos los miembros.

Julia con sus host parents.

Julia con sus host parents.

La tarea de acoger a un estudiante de intercambio durante un periodo medio de 10 meses conlleva una responsabilidad muy grande, por lo que es fundamental conocer todos los aspectos de la host family.

Las host families americanas tienen un proceso de evaluación muy detallado llevado a cabo por la Organización USA, incluye entre otras cosas las referencias de otras familias de su círculo, entrevista con la familia, verificación de antecedentes penales, etc. Cuentan con todas las garantías de calidad como familia anfitriona dispuesta a dar lo mejor para su estudiante de intercambio.

Noa con su host family.

Noa con su host family.

Es normal que pueda haber una preocupación tanto por parte de los estudiantes como de las familias naturales, pero la clave está en ir con la mente abierta, sin una expectativa clara de lo que será y dejarse enseñar con una sonrisa. No hay mejor manera de integrarse en la cultura norteamericana que aprender de las personas que a uno le rodean y vivir con la mejor actitud posible. Esta es la clave para hacer del año escolar en Estados Unidos, un año increíble para recordar toda la vida.

Ana con su host father.

Ana con su host father.

¿Quieres estudiar en Estados Unidos y disfrutar de la generosidad de las host families americanas?. Contacta con nosotros y te informaremos sin compromiso. Somos especialistas en programas de año escolar en USA.

 

Galería de imágenes de nuestras host families.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar